sábado, 10 de enero de 2009

Encuentro

Abrió los ojos y la vio ahí. Estaba tan serena... Tan pura y blanca como siempre, tan ángel. Nunca había estado tan linda -pensaba él-. Callada como un jardín de rosas. Una Bella Durmiente del 2008, salida de un cuento. No quería despertarla, su cabeza estaba apoyada contra él. Disfrutaba tan sólo con mirarla, en ese rostro se consumía todo el mundo, esa mujer aniñada era la Reina del cuarto. Miró para el otro lado, repasando la habitación. Recordó miles de suspiros y caricias que le habían rodado por el cuerpo la noche anterior. El calor y el sudor que lo habían envuelto hacía unas horas. Tenerla tan cerca lo llenaba de expectativas. Besarla bajo una lluvia torrencial de deseos había sido hermoso. Sentir sus latidos era como protegerla.
-¿Qué hora es? -se despertó.
-Las 11 -le contestó él.
Se dio vuelta y pudo verle los ojos de nuevo. Estaban más cristalinos que nunca, su cuerpo emanaba un aroma a frutilla. Ella le sonrió sin motivo -en realidad tenía muchos motivos para sonreír- y volvió a cerrar los ojos, acurrucándose otra vez en su pecho. La quería así. La había querido la noche anterior, la quería hoy, mañana, y todos los días que iban a venir.

12 comentarios:

Juli dijo...

Muy tierno =)
Me gustan las descripciones y el ambiente... todo muy dulce y romántico ^^
Escribí más así leo más cosas tuyas je ;)

Eldosve dijo...

Hola... sencillo y tierno tu texto, "sentir sus latidos era como protegerla" no lo había pensado hasta ahora.
Escribe más y más seguido, y buenas noches.

Viviana Álvarez dijo...

Me gustó!!!! Tierno, sencillo, dulce. Se siente el ambiente que creaste. Me gusta también la introducción de tu blog: We three... es maravillosa!!!!

Gracias por tu escritura y por pasarte por mi blog.

Besos

Viviana

Nicolas dijo...

muy bueno! me gustó! siempre que te hablo digo que tenés una capacidad increible para escribir y que sos una persona que a corta edad habla como una persona más grande!
Un beso

PriNciPeSsa dijo...

que boni to lo que escribes. Me ha encantado.
seguire visitandote.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Tus huellas en mi orilla me trajeron hasta aquí, seguro volveré y espero "verte" por allá...
un beso.

Alatriste dijo...

A veces un encuentro puede cambiarnos la vida. Es un momento mágico cuando dos almas se encuentran para unirse. Me encantó tu relato y es un placer conocerte. Gracias por visitarme y por leer mis palabras, pues eso me permitió llegar hasta aquí. Me gustó mucho tu blog. Espero que seamos amigos y que podamos volver a encontrarnos. Un beso fuerte. Cuídate.

• Mandy • dijo...

Qué bonito lo que escribiste ^^
Es hermoso tener a alguien que te haga sentir así.
Saludos niña, y gracias por las veces que te pasaste por mi blog!!
xD

Alba dijo...

Hola:

Primera vez que paso por aquí. He llegado a través de "Desarraigos Provocados", de Aguaya y debo decirte que me gusta mucho tu blog. Este cuento es bueno y está bien escrito, se lee de forma fluida. La historia es hermosa, muy tierna. Bueno, yo acabo de vivir algo semejante y todavía no toco el suelo... ¡Sí, son fabulosos esos encuentros!

Gracias por compartir tanta belleza.

Saludos desde Montreal,

Isbel

Rayén dijo...

Gracias por pasar =) Sí, esos encuentros son lo mejor. Lástima que no tengas blog, si no te visitaba. Saludos!

Marco dijo...

son pocas las veces que la màgia dura al pasar de los dìas ...esos corazònes si merecen palpitar...saludos

Agua dijo...

Que bonita manera de describir el despertar junto a la persona amada, con el amor vivido, aun caliente en la piel que la noche anterior se lleno de gozo. Besos!