lunes, 3 de agosto de 2009

Vuelta por el Universo

Uno puede viajar de muchas maneras. Mentalmente, realmente. Aunque que el viaje sea mental, no quiere decir que no sea real. En todo caso, no es tangible... es decir: no podemos sacar fotos, ni filmar paisajes, ni comprar recuerditos de regalo. Todo está en la mente, todo está en nuestra propia película proyectada en algún lugar donde la vemos sólo nosotros. Si no es concreto, si no se pueden tocar y/o ver pruebas que demuestren que hicimos el viaje, ¿sería algo así como abstracto? Sería un viaje intocable.
Concentrémonos en los viajes en general. Hay viajes de ida, de vuelta, de ida y vuelta. Los 2 primeros parecen más terminales, o sea, parecen definitorios para algo o para alguien. O te vas, o te volvés. Los de ida y vuelta dejan puertas abiertas, pero no por eso son menos peligrosos. Hay que tener cuidado si sólo tenés el boleto de ida y ya de por sí sabés que no vas a poder sacar el de vuelta. Porque las "idas" son "idas" para algunos y "vueltas" para otros, pueden ser tanto "irse" o "volver", depende en qué estación estemos: despidiendo a la persona o esperando su llegada.
Los viajes mentales pueden durar todo lo que queramos. No hay límites. Los personajes pueden ser los que queramos también, depende todo de nosotros. Somos los directores de ese viaje. El destino, los lugares en donde paremos unos minutos, el equipaje, lo que podamos comprar y quizás traernos de vuelta, todo eso está a nuestra disposición. Así que si hay errores en el viaje mental, se arreglan como queramos. Aunque sería contradictorio: si hay un error, es porque nosotros mismos lo creamos, somos los únicos que pueden poner un error ahí; manejamos ese viaje. ¿Y por qué pondríamos un error en un viaje que inventamos nosotros mismos, si supuestamente es para nuestro propio placer?
Y no sólo podemos viajar a algún lugar en especial, si no que podemos llevarnos de vuelta a un sitio del pasado. Fingir que tenemos 8 años, volver a esas vacaciones pasadas o al cumpleaños de Fulano. Ahí viajaríamos entre nuestros recuerdos, chocando con rutas ya caminadas.
Pero creo que ningún viaje tiene sentido si no la pasamos bien, si no le ponemos al menos un poco de interés. Sí, a veces no teníamos ganas de irnos de vacaciones en esa semana, a esa playa, de preparar el bolso... pero al menos algo bueno tuvimos que haber encontrado. Siempre es bueno cambiar de aire, oxigenarse, mirar otro cielo y conocer otras cosas. Salirse de lo de todos los días; ahí uno se da cuenta de que no es el centro del mundo y que hay muchas otras cosas que no giran alrededor de uno. Hay todo un mundo afuera, ya sea muy lejos o incluso muy cerca de casa. Y si el viaje fue desastroso, y sabemos y estamos convencidos de que nunca más queremos volver a ir, entonces no volvamos: elijamos otro destino la próxima vez. O quizás, el problema fue la compañía. Tal vez, con otros acompañantes, el destino hubiese estado bien. Así que probando con otros "protagonistas", todo puede ser distinto, y verse de otra manera.
Hay viajes que hacemos cotidianamente, y aunque sean cortitos y nos lleven a lugares que frecuentamos a menudo, siguen siendo viajes. Y no está mal cambiarlos un poquito todos los días, para no aburrirnos. Mejor acostumbrarnos a hacer pequeños esfuercitos que hagan una diferencia, que acostumbrarnos a aburrirnos de que sea siempre lo mismo.

15 comentarios:

gonzaleandro dijo...

Lo leí escuchándolo.
Está muy lindo, es un viaje con por qués, con razones para darse posibilidades, opciones.
Uno siempre puede mirar y uno a veces puede ver.
La misma imagen siempre retrata dos momentos distintos en dos tiempos distintos. O en uno.
Viajar físicamente a veces es la excusa de los que no pueden viajar con las sensaciones corporales, la meomria, la imaginación, la proyección, la fantasía.
Viajar a veces sería abrir posibilidades, en donde en el mismísimo momento de viajar ya tenemos dos opciones: viajar o quedarnos donde estamos.
Ahí quizás se enaltezca esta sensaciónq ue describís, de cambiar un poquito lo Real, de darle otra mirada, otros ojos, otra vista. Al fin y al cabo, eso que percibimos "ante los ojos" de lo Real es tan absurdo como lo que podemos percibir de una obra de arte. No por eso es "menos" Real, pero siempre va a estar algo filtrado por los ojos de nuestra imaginación y nuestros preceptos, prejuicios.
Entonces, viajar, ¿por qué no? Abrir un poco más los ojos, (ahora suena en la melodía, "atentos a un sonido", quizás también haya que abrir las orejas). Viajar a tu jardín por ejemplo, para mí es una posibilidad desde el momento que veo las fotos.
Viajar es, entonces, siempre la posibilidad de que haya una posibilidad, siempre desde el "sí mismo" de uno mismo. O de dos.

andrés dijo...

Pienso lo mismo que tú, quizas po eso trato de perderme de vez en cuando, viajar, sentirse mas libr de lo que se es... Supongo que la soledad encuentra su significado ahi no?

Un gusto volverte a leer


un abrazo

andrés

J dijo...

SI

aunque personalmente creo que sentimientos como estos que expresas tan creativamente, son más reales y tangibles que fotos, o filmes...

con la sociedad en contra, hay unos que con la tecnología de por medio, lo logran y hacen peliculas de presupuestos increibles, con mensajes escondidos que se adaptan al que quiere entender...

--------
nos ponemos como eje principal nuestro espiritu, y estaremos siempre conectados con nuestra escencia pura y venceremos el trofeo de la libertad y la felicidad de vivir en armonía con el UNIVERSO...

y ser ciudadanos orgullosos del cosmos, con los personajes que sean, como las estrellas del firmamento que entran por nuestros sentidos, hasta el piloto reactor que controla nuestro destino...

eliú dijo...

cuando tenía 18 años hacía ejercicios de meditación que confirma este post, pues disfruté (disfruto) de viajes mentales alucnantes, en las que el alma (si se quiere decir) recorre con gala lugares de manera abstracta que mas parecen concretas... eliges a tus ya comprobados buenos acompañantes y siempre tienes un boleto de ida y vuela...




muy bueno
este post.





besos.
Isra.

Giu ~ dijo...

No hay problema, podes hacerlo tranquila , es una nota que yo también robe a alguien de facebook jajaja.
Un beso, que andes bien

cielo claro dijo...

¿Que pienso? que aprender a viajar sin moverse físicamente, es un lujo exquisito que nos podemos dar, tanto más satisfactorio a veces que un viaje real.
Un placer leerte en esta nueva etapa que descubro en ti.

Te dejo mis abrazos.

Poemas dijo...

Hola, Rayén. Esta es una visita relámpago, para agradecerte tu visita y comentario a mi blog. Gracias por leer mis poemas.
Regresaré a leerte con detenimiento.

¡Saludos!

Jorge Ampuero dijo...

Por este tiempo suelo optar por los viajes interiores.
Esta bacano tu blog.

Saludos :)

César J. dijo...

También se habla de viajes astrales, y viajes por abducción extraterrestre, y siendo más humano, viajes de trabajo.
El primero, al que se llama "desdoblamiento" es genial. Puedes despedirte de ti mismo, tu cuerpo permanece acostado y tú visitas por un rato a las estrellas y conversan sobre un posible alquiler de espacio cuando te toque adornar el cielo.
Por otra parte, mencionas los viajes al pasado, y me quedo pensando en algún momento preciso... sin éxito.
En lo real, es preferible sólo sacar el pasaje de ida, siempre estamos yendo.
Saludos y resaludos... :)

Daniel Shields dijo...

Es medio raro, cómo que un viaje es medio irreal. Apuntaría a despejarnos un rato, a tomarnos un descanso para luego volver mas repuestos a la vida real. Parece una excelente vía de escape, si que si. en lo real vivimos sacando de ida y de vuelta, pareciera que siempre estamos en el mismo lugar, como estancados!

Saludos y gracias.

jordim dijo...

Hay que intentar cambiar las rutinas, sino nos oxidamos..

Mau dijo...

Rayito, esta nota se merece que hagamos un viaje sin razon alguna (H)
Esos viajes si merecen la pena.
Te leo pendeja, cuidate.
beso

Alatriste dijo...

En tu próximo viaje por el universo, llévame contigo, que necesito escapar cuanto antes. Ya volví de mis vacaciones, amiga y la historia que cuento no es real, no me pasó a mí. Es fruto de mi imaginación. Ya me contarás si te gusta la tercera parte. Espero que estés muy bien. Un beso fuerte y que nada te corte las alas. Hasta pronto.

Alatriste dijo...

Feliz fin de semana. Disfruta de la noche del sábado. Un beso fuerte.

Leandro A. dijo...

Primero gracias por tu tiempo, por leer y comentar...
contas con un tono muy sencillo y agradable el uso de las imagenes q forma nuestra mente para realizar nuestras fantasias...
Nos estamos leyendo, exitos!